22 de julio de 2021

“2084”, ficcionando una realidad

Faltarían poco más de 60 años para situarnos en el universo que plantea “2084”, pero al terminar de verla, sabes que esta situación no es tan ficticia ni lejana como parece. Situado en un futuro distópico, donde el ambiente es frío y deshumanizado, los individuos deben rendir cuentas a una figura superior, la cual no solo les da órdenes, sino que observan y manipulan cada movimiento y pensamiento suyo con la excusa de “preservar el bien común”.

La esencia del teatro

Yo pensaba que la experiencia de asistir a una función teatral de manera presencial no podía ser replicada de forma online. Pero desde el primer momento que comenzó la función me sentí como si estuviera físicamente ahí; me mostraron una introducción que no me esperaba y que quisiera que cada uno disfrute personalmente.

Estamos abriendo los ojos

Realismo e identificación, son dos de las cosas que he podido sentir desde el comienzo de la obra. “2084” nos da un toque más moderno del libro “1984” de George Orwell; nos permite conectar mucho más con la época actual y con muchas de las situaciones que vivimos recientemente.

Sensaciones desde una pantalla

Un sábado más agregado a mi calendario, pero esta vez con algo diferente. Apagar las luces, colocarse los audífonos y empezar a sentir la emoción del teatro un poco más cerca. Las sensaciones atravesadas por una pantalla. De ese modo empieza la obra teatral 2084, inspirada en la novela “1984” de George Orwell, la cual nos incita a reflexionar sobre la tecnología que nos consume en la actualidad.

Spot de la obra «2084»

Winston, un agente del régimen dedicado a la persecución de ciudadanos que intentan escapar, se enfrentará a la misión más peligrosa de su impecable carrera como agente: debe interrogar a una mujer de la facción rebelde, para conocer la ubicación de los opositores al gobierno. Pero estos interrogatorios abrirán puertas ocultas del pasado de Winston. ¿Qué descubrirá?

Teaser de «Emma, millenial»

Emma es una joven que necesita urgentemente algo qué hacer, y encuentra en arreglarle la vida a los demás, un pasatiempo perfecto, y en su mejor amiga Harriet, a la candidata idónea para su siguiente proyecto. Ello estaría bien si no fuera por los enredos, las confusiones, los malentendidos y la manipulación que generará para lograr que todo sea perfecto como ella cree que es, o dice ser… en Instagram.