Sensaciones desde una pantalla

Escribe Nicole Alexandra García Laureano

Un sábado más agregado a mi calendario, pero esta vez con algo diferente. Apagar las luces, colocarse los audífonos y empezar a sentir la emoción del teatro un poco más cerca. Las sensaciones atravesadas por una pantalla. De ese modo empieza la obra teatral 2084, inspirada en la novela “1984” de George Orwell, la cual nos incita a reflexionar sobre la tecnología que nos consume en la actualidad.

Esta crisis sanitaria nos obligó a sumergirnos en la tecnología. “Los libros no sirven, nos hacen dudar de nuestra realidad”, mencionaba Winston -personaje de la obra-. Hoy en día todo lo realizamos con el internet. Somos esclavos de una red wifi a la cual vivimos pegados, nos sentimos desconectados, desincronizados del mundo si es que no contamos con internet.

Sigue transcurriendo la obra y podemos observar cómo la hereje cuestiona todo lo que decían y todo lo que le rodeaba. Me puse a pensar: ¿algún día llegaremos a estar de ese modo?, al extremo de cuestionarnos si vivimos en la realidad o nos encontramos en una dimensión de códigos. Una realidad inventada, una realidad artificial.

Esta red es grande y avanza con la globalización. Hoy en día, la tecnología nos brinda mucho poder. Podemos investigar cualquier cosa, el internet te lo responderá. Para nuestros abuelos, la realidad de hoy sobre la tecnología, es algo que no se podían imaginar. Algo similar nos pasará cuando seamos ancianos, observaremos otra realidad que no nos imaginamos.

Esta obra nos permite imaginar un mundo globalizado, en el cual somos persuadidos de manera sigilosa. En la actualidad, no podemos imaginar un mundo sin internet. En algún punto de la vida el internet tomará el control de todo o, quizás, ya lo está tomando.

Artículos relacionados

“2084”, ficcionando una realidad

Faltarían poco más de 60 años para situarnos en el universo que plantea “2084”, pero al terminar de verla, sabes que esta situación no es tan ficticia ni lejana como parece. Situado en un futuro distópico, donde el ambiente es frío y deshumanizado, los individuos deben rendir cuentas a una figura superior, la cual no solo les da órdenes, sino que observan y manipulan cada movimiento y pensamiento suyo con la excusa de “preservar el bien común”.

La esencia del teatro

Yo pensaba que la experiencia de asistir a una función teatral de manera presencial no podía ser replicada de forma online. Pero desde el primer momento que comenzó la función me sentí como si estuviera físicamente ahí; me mostraron una introducción que no me esperaba y que quisiera que cada uno disfrute personalmente.

Últimas publicaciones

Spot de la obra «El fuego que hemos construido»

Alex, Andrés y Cristóbal ya tienen una rutina, en un trabajo con pésimas condiciones. Pero ¿qué se puede hacer? Así es la vida y tienen familias que mantener. Hasta que llega Gustavo. No entienden qué hace un chico como él ahí, y su presencia desatará una pequeña cruzada en contra del abuso de su situación. ¿Existirá una forma más justa de trabajar en el Perú?

¿Ignorar o seguir luchando?

El fuego que hemos construido es una obra que expresa un mensaje de lucha contra la injusta realidad en la que viven la mayoría de trabajadores informales a lo largo del país.