El fuego que vivimos

Escribe Angie Bernable

Cuando recibí la noticia de que había sido elegida como embajadora cultural no tenía palabras para responder, de manera literal, debido a que acababan de extraerme una muela, pero también por la gran oportunidad que acababa de abrirse ante mis ojos. Y realmente no me equivoqué.

Dio la suerte que pudiese ser capaz de asistir a cada uno de los eventos planteados, conocer el teatro desde adentro y por los más pequeños rincones de la producción. La sesión de fotos, grabación del spot y por supuesto el gran estreno, viendo cachitos de una historia que no llegaría a comprender del todo hasta que la vi en escena. Aún recuerdo con fuerza una frase de la obra “Nosotros no existimos”, cruel, deprimentemente y real.

Resulta una experiencia completa, difícil de vivir si uno no cuenta con los medios o no se encuentra en el lugar y momento correcto, pero definitivamente fue inolvidable. Tras un tiempo tan largo con los teatros cerrados y encontrarte en un universo diferente con gente que ríe y sufre en una misma emoción, resulta tan reconfortante que no me queda más que desear que muchos más puedan sentir lo que yo pude vivir.

Artículos relacionados

¿Ignorar o seguir luchando?

El fuego que hemos construido es una obra que expresa un mensaje de lucha contra la injusta realidad en la que viven la mayoría de trabajadores informales a lo largo del país.

Últimas publicaciones

Spot de la obra «Escenas de una ejecución»

ESCENAS DE UNA EJECUCIÓN, del reconocido dramaturgo británico, Howard Barker, convierte a Venecia en el escenario de una intrépida exploración de la tensión entre la visión del artista, la censura y la manipulación del arte por aquellos en el poder.

Una convivencia distópica

Esta obra nos hace reflexionar sobre quienes somos y quienes estamos dispuestos a ser, caemos en los prejuicios de la sociedad, sobre que queremos en la vida, si queremos mucho, la primera pregunta es ¿cómo lo vas a hacer?, si queremos poco es, ¿por qué lo vas a hacer?

Tres hombres, tres mundos distintos

Harold Pinter escribió esta historia sobre Davies (un inmigrante), Aston (un joven con una leve dificultad para comunicarse) y su hermano Mick (bromista e impredecible).