¿Jugamos a cambiar el juego del destino?

Escribe Leila Quevedo

Es muy interesante pensar en tener la oportunidad de hablar con tu otro yo temporal (pasado – presente / presente – futuro) pues parten de una idea de esperanza, de oportunidad. Siendo, al mismo tiempo, corresponsal del miedo, pues es la angustia de saber que tienes el poder de cambiarlo todo o no poder cambiar nada.

¿Jugamos a cambiar el juego del destino?

Tener la posibilidad de generar cambios que ayuden a evitar que ese “yo” viva las cosas que ya tocaron vivir o que viva nuevas experiencias que te hubiesen gustado tener. Ser guía de tu propia consciencia y aprender que realmente intentar cambiarlo todo, puede representar un tormento para el futuro, una agonía en el pensar que se depende de esta línea de tiempo pues a su vez representa el presente. Quién tendría la sabiduría de mantenerse cuerdo si la mente juega con una misma entre estos entretejidos del poder, el querer y la espera.

Esta obra no solo cuenta con dos actrices que plasman este crisol de emociones en sus papeles, si no, a un director que logra mantenerte la expectativa de que cada acción puede cambiarlo todo. Con un nuevo formato que permite adaptarnos al nuevo contexto, recomiendo esta obra por sus entramados psicosociales, así como la complejidad del diálogo entre posturas de los personajes.

Artículos relacionados

Últimas publicaciones

Una convivencia distópica

Esta obra nos hace reflexionar sobre quienes somos y quienes estamos dispuestos a ser, caemos en los prejuicios de la sociedad, sobre que queremos en la vida, si queremos mucho, la primera pregunta es ¿cómo lo vas a hacer?, si queremos poco es, ¿por qué lo vas a hacer?

Tres hombres, tres mundos distintos

Harold Pinter escribió esta historia sobre Davies (un inmigrante), Aston (un joven con una leve dificultad para comunicarse) y su hermano Mick (bromista e impredecible).

Spot de la obra «El cuidador»

Un vagabundo llamado Davies busca refugiarse del mundo y llega a casa de dos misteriosos hermanos, Aston y Mick. Entre los tres empieza un complejo juego del gato y el ratón, con resultados imprevisibles. Una comedia negra y absurda, que a pesar de haber sido escrita hace 60 años se siente trágicamente relevante para el mundo de hoy y el mundo que estamos construyendo para las siguientes generaciones.

elcuidador

La vigencia de los clásicos

Convivir es imposible. Nuestra experiencia como seremos humanos está directamente relacionada con la incomunicación, dicho de otro modo: incomprensión. Los textos de Harold Pinter suelen presentarnos esta contrariedad: Mientras más intentamos acercarnos, más nos estamos separando.