Morir para seguir creando…

Escribe Silvana Gomez

Y así puedo escribir lo que significó mirar esta obra teatral, que más allá de sus diferencias con una función habitual, sentirán que sigue viva esa esencia del teatro que es hacernos vivir textos, creando o reviviendo historias.

En lo particular, siento que mientras el poeta Cinna nos cuenta su dilema de qué escribir o qué ideas, de entre todo el caos en el que vivía, podrían aflorar para mantener viva la esencia de todo poeta, y quiero resaltar que no solo esa tarea esta reservada a poetas, sino a todos nosotros, porque estando llenos de tantas noticias, en un mundo globalizado es casi imposible escapar de ellas, nos contentamos con comentarlas, pero a la escritura la dejamos a un lado. Quizá lo primero que decimos para no realizarla es, “que no hay tiempo, pues”, o que “no nos serviría”, y que “ya hay gente dedicada a eso”, pero, y lo reafirmo porque también estaba en ese grupo en el que me llenaba de pendientes; sea en el trabajo, la universidad o el colegio, pero siempre me sentía incompleta, buscando qué me podía dar disfrute y lo encontré en el teatro, no por  el cliché de tildarnos como “cultos”, sino por dejarnos sentir esos guiones, hacer un stop para continuar con una sonrisa para todo lo que venga por delante.

Como dije al inicio, a pesar de las alternativas que ahora tenemos, y que por supuesto, que no se van a ajustar al gusto de todos al inicio, démosle una oportunidad para tener nuevas experiencias, y valoremos el gran esfuerzo que ponen quienes se encuentran en este rubro. Y no quiero irme, sin antes decirles que esta obra mezcla los tiempos remotos de Julio Cesar, amado y odiado por muchos y pocos, la fragilidad que significa la democracia desde esos tiempos y lo que mas resalto son las ansias por seguir creando a pesar de todas las dificultades por las que tengamos que pasar.  

Artículos relacionados

Mirar hacia arriba, como Cinna

Los poetas no se la pasan mirando el celular. Fue una de las frases que se me quedó grabada cuando miraba la obra. Es cierto. Un poeta siempre está cuestionando. Hasta en la cola que hace para comprar el pan o el pollo se le pueden venir una horda de ideas, entonces saca a sus mejores aliados: lápiz y papel.

Últimas publicaciones

Una convivencia distópica

Esta obra nos hace reflexionar sobre quienes somos y quienes estamos dispuestos a ser, caemos en los prejuicios de la sociedad, sobre que queremos en la vida, si queremos mucho, la primera pregunta es ¿cómo lo vas a hacer?, si queremos poco es, ¿por qué lo vas a hacer?

Tres hombres, tres mundos distintos

Harold Pinter escribió esta historia sobre Davies (un inmigrante), Aston (un joven con una leve dificultad para comunicarse) y su hermano Mick (bromista e impredecible).

Spot de la obra «El cuidador»

Un vagabundo llamado Davies busca refugiarse del mundo y llega a casa de dos misteriosos hermanos, Aston y Mick. Entre los tres empieza un complejo juego del gato y el ratón, con resultados imprevisibles. Una comedia negra y absurda, que a pesar de haber sido escrita hace 60 años se siente trágicamente relevante para el mundo de hoy y el mundo que estamos construyendo para las siguientes generaciones.

elcuidador

La vigencia de los clásicos

Convivir es imposible. Nuestra experiencia como seremos humanos está directamente relacionada con la incomunicación, dicho de otro modo: incomprensión. Los textos de Harold Pinter suelen presentarnos esta contrariedad: Mientras más intentamos acercarnos, más nos estamos separando.