¿Winnie o Willy?

Escribe Carol Paola Tafur Tejeda

Me pregunto si en algún momento me habré visto como Winnie o quizás como Willie, aunque conociéndome estoy segura que me he visto más como Winnie en estos últimos años.

Me lo pregunto a mí misma porque soy curiosa y porque de alguna manera quizás en forma de catarsis el darme respuestas constantes me satisface… ¡claro! como lo haría Winnie.

Winnie y Willie… casi no diferencio sus nombres, pero, podríamos apostar que si me preguntasen con quien me identifico más sabría responder rápidamente que con Winnie, la entusiasta Winnie.

Y es que ella se alegraba de sus circunstancias, aunque fueran paupérrimas y luego se ahogaba en palabras vacías que escondían su malestar de encontrarse sin libertad, en esa poca libertad que le quedaba, ya saben al hablar, al sentir, al expresarse, ¡al mostrarse y no ser comprendida… y es que no era comprendida por un Willie apagado o quizás más vívido que ella porque ya había aceptado las circunstancias de una tierra inmóvil, árida, desierta poco próspera… pero ella no!

Ella quería luchar hasta la final muy aferrada a esa bolsa, a esa magnifica bolsa que cuando no habían palabras de Willie…habían armas de Winnie.

¡Sí, armas de Winnie! ¿O soy la única que entendió el mensaje de esa arma dentro del bolso? Esa arma que manifestaba un pequeño constructo abstracto e intangible de la personalidad de Winnie… ¡Esa arma era la esencia de Winnie! La que estaba allí esperando por ella, entre todos sus otros constructos almacenados en esa bolsa… o mejor dicho almacenados en la personalidad de Winnie.

Y aquí es donde me cuestiono si Willie… ¿Tenía algún constructo o alguna personalidad evidente, como lo tenía Winnie? ¡Yo pienso que sí! Es más, lo creo y lo reafirmo; y es que era Winnie uno de los constructos mayores que «é tenía a su lado; pero ya no lo quería más … él quería un nuevoconstructo… ¡una nueva personalidad! ¡El cual buscaba incansablemente en esos periódicos!

Y Winnie, aunque tenía un podrido constructo, podía valerse de este sin quejarse…aunque a veces se daba cuenta de que estaba podrido, y de que había un arma especial para ella…y quería ser tragada por la tierra, pero luego se daba cuenta de que ser tragada por la tierra era inevitable, casi, ¡algo predecible y que cambiar su constructo no podría… ya que las tierras no la dejaban! ¡Ay cándida Winnie!… ¿Acaso los días felices se estaban fulminando? ¿O los días felices recién estaban por iniciar para Willie?

¿Días felices o no? ¿Winnie o Willie? o no…? ¡Bah! Sólo me importaría que Winnie soltase ese podrido bolso y Willie ese podrido periódico, ya saben (…) Winnie su pasado y Willie su futuro.

Artículos relacionados

Transmitiendo emociones

Adaptándome a la nueva normalidad, preparé mis bocadillos preferidos, apagué las luces y me dispuse en un lugar cómodo.  Mientras comenzaba la función, me pregunté: ¿cómo se puede capturar la esencia del teatro en la virtualidad? No les mentiré, era incrédula y me alegra haberme equivocado.

En busca de días felices…

Días Felices nos invita a reflexionar y a sumergirnos en un desolado mundo donde, aparentemente, no hay escapatoria.  Nos cuenta la historia de Winnie, una mujer engullida hasta la cintura, presa de la tierra y de un presente monótono. Ella se despierta luego de escuchar un timbre el cual marca el inicio de su itinerario, tal y como comenzaríamos el día con el sonido de una alarma en la mañana…

Últimas publicaciones

Una convivencia distópica

Esta obra nos hace reflexionar sobre quienes somos y quienes estamos dispuestos a ser, caemos en los prejuicios de la sociedad, sobre que queremos en la vida, si queremos mucho, la primera pregunta es ¿cómo lo vas a hacer?, si queremos poco es, ¿por qué lo vas a hacer?

Tres hombres, tres mundos distintos

Harold Pinter escribió esta historia sobre Davies (un inmigrante), Aston (un joven con una leve dificultad para comunicarse) y su hermano Mick (bromista e impredecible).

Spot de la obra «El cuidador»

Un vagabundo llamado Davies busca refugiarse del mundo y llega a casa de dos misteriosos hermanos, Aston y Mick. Entre los tres empieza un complejo juego del gato y el ratón, con resultados imprevisibles. Una comedia negra y absurda, que a pesar de haber sido escrita hace 60 años se siente trágicamente relevante para el mundo de hoy y el mundo que estamos construyendo para las siguientes generaciones.

elcuidador

La vigencia de los clásicos

Convivir es imposible. Nuestra experiencia como seremos humanos está directamente relacionada con la incomunicación, dicho de otro modo: incomprensión. Los textos de Harold Pinter suelen presentarnos esta contrariedad: Mientras más intentamos acercarnos, más nos estamos separando.