Reflexiones de una millenial

Escribe Josefina Quispe Roque

Risas, desconcierto y satisfacción, acompañado de una buena dosis de tecnología y frescura; Emma Millenial, adapta inteligentemente la clásica obra de Jane Austen a un contexto peruano, moderno y pandémico, retratando la inocente vanidad de una limeña y los enredados traspiés surgidos por sus acciones.

Aunque esta obra no busca estudiar el comportamiento humano, después de verla es inevitable auto-reflexionar sobre el comportamiento millenial, encontrando inesperadas similitudes entre Emma y nosotros mismos.

Tal como la protagonista, todos los millenials (en algún momento de nuestras vidas) buscamos la felicidad en otros; somos inconscientemente esclavos de nuestros peores hábitos; deseamos influir en las decisiones de los demás para auto-halagarnos; nos cuesta aceptar críticas constructivas; tomamos malas decisiones creyendo que tenemos todo bajo control; y, ya sea por ingenuidad o conveniencia, nos enceguecemos ante la realidad, anhelando demostrarle al mundo que tenemos la razón.

Obviamente cometemos errores, y no porque nos falte inteligencia, sino porque nos sobra la emoción.

Pero eventualmente (en otro momento de nuestras vidas) reconocemos nuestros errores y aprendemos, descubrimos nuestras vulnerabilidades y nos fortalecemos, sufrimos decepciones y reflexionamos, nos cuestionamos y maduramos. De fallas y aciertos construimos nuestro destino, superando nuestras caídas, celebrando nuestros logros, y descubriendo la felicidad en nosotros mismos, siempre compartiéndolo con los demás.


Todos esos detalles emocionales de la obra, opacadas por el romance, nos ligan íntimamente a Emma, Harriet y Knightley; generando una examinación personal que se consuma al darnos cuenta de que la vida no sale siempre como la planeamos… a veces sale mejor. Finalmente, la obra se destaca por su creativa puesta en escena virtual, coronada por el divertido espacio musical, representando al teatro en su nueva normalidad.

Artículos relacionados

De las tablas a la webcam

La dirección de Micaela Valdés logra convertir un clásico de la literatura en una hilarante historia atemporal en la que cualquier espectador puede identificarse. Las relaciones entre los personajes encarnados se presentan con tanta naturalidad que el público no se cuestiona el cambio espacio-temporal que han sufrido.

Conociendo el Mundo Teatral

Los actores que dieron vida a los personajes hicieron un asombroso trabajo. Quedé asombrado con su puesta en escena en vivo. Inclusive algunos realizaron un doble papel, aun así, fácilmente cambiaban de chip y eran otras personas expresándose y comportándose diferente.

Últimas publicaciones

Una convivencia distópica

Esta obra nos hace reflexionar sobre quienes somos y quienes estamos dispuestos a ser, caemos en los prejuicios de la sociedad, sobre que queremos en la vida, si queremos mucho, la primera pregunta es ¿cómo lo vas a hacer?, si queremos poco es, ¿por qué lo vas a hacer?

Tres hombres, tres mundos distintos

Harold Pinter escribió esta historia sobre Davies (un inmigrante), Aston (un joven con una leve dificultad para comunicarse) y su hermano Mick (bromista e impredecible).

Spot de la obra «El cuidador»

Un vagabundo llamado Davies busca refugiarse del mundo y llega a casa de dos misteriosos hermanos, Aston y Mick. Entre los tres empieza un complejo juego del gato y el ratón, con resultados imprevisibles. Una comedia negra y absurda, que a pesar de haber sido escrita hace 60 años se siente trágicamente relevante para el mundo de hoy y el mundo que estamos construyendo para las siguientes generaciones.

elcuidador

La vigencia de los clásicos

Convivir es imposible. Nuestra experiencia como seremos humanos está directamente relacionada con la incomunicación, dicho de otro modo: incomprensión. Los textos de Harold Pinter suelen presentarnos esta contrariedad: Mientras más intentamos acercarnos, más nos estamos separando.